Blog

¿Ser fuerte significa volverte fría?

Todos los días en mi trabajo converso con mujeres que me preguntan cómo hacerse más fuertes. Al indagar en qué entienden por fortaleza me encuentro con la idea de que ser fuerte implica en alguna medida dejar de sentir y de mostrar debilidad ante los demás. Incluso delante de su pareja o sus personas más cercanas. 

Como si ser fuerte se tratara de no dejar que las situaciones o personas nos impacten, nos muevan, nos afecten. Esperar ser autosuficientes, no necesitar de nadie.

Quizás, y por esto comparto esto contigo, tu pienses o intentes lo mismo, quizás te frustres tanto como ellas cuando ves que tus defensas caen ante el otro y quedas descubierta siendo débil, frágil, vulnerable y necesitada!!!

Resulta que ser fuerte implica justamente amigarte con esos aspectos tuyos y atreverte a mostrarte y verte así, al desnudo. Lo otro se parece más a ser un Robot, volverse rígida y estar en permanente tensión intentando controlar y viviendo la relación como si el otro fuese tu enemigo, ante el cual no puedes flaquear!!

Lo complejo es que si ocultas este aspecto de ti, se hace imposible que satisfagas las necesidades de contención, empatía, reciprocidad y afecto en tus relaciones. Te acercas al otro con un escudo y todo lo que pides esta teñido de criticas y quejas que hacen que el otro también active todas sus defensas y dureza. 

Esa fortaleza solo trae distancia y soledad emocional, no te protege, no te cuida... te aísla.

A esas mujeres y ahora a ti, les doy una sugerencia que al principio las deja sorprendidas y desconcertadas, pero que al ponerla en practica se dan cuenta que funciona.

Ser fuerte es también atreverte a reconocer, mostrar y cuidar de aquellos aspectos más frágiles, vulnerables y dependientes de ti. Sólo así sabrás si el otro esta dispuesto a lidiar con todo aquello y cuidarte también.

Mientras estés en el juego de la Mujer fría que no necesita de nadie y a la que nada la conmueve, recibirás un trato que irá en esa dirección; duro, critico, frío. 

Si sueñas con esa relación amorosa y cuidadosa, atrévete a dar el primer paso. Se genuina y honesta con tus sentimientos y necesidades.

No estás en guerra con nadie, no necesitas estrategias. Lo peor que puede ocurrir es que el otro no esté disponible afectivamente para ti, pero siendo sincera con quién eres tardarás menos tiempo en descubrirlo.

Deja una respuesta

Comenta Aquí
Nombre*
Correo*
Website*